Trabajos en campo: Poda y recorte de racimos

Uvasdoce > Blog > Habla el campo > Trabajos en campo: Poda y recorte de racimos

Poda y recorte de racimos de uva

Hoy en “Habla el campo” os contaremos algunos de los trabajos culturales previos que hacemos en campo antes de que la uva sea cortada y llevada al almacén para ser envasada y comercializada.

En concreto dos fases que son:

Fase de poda

En primer lugar, hablamos del trabajo en campo que se hace en la fase de poda.

La poda se trabaja de forma diferente en función de cada variedad su estructura y formación de la planta, por ejemplo, se diseña en base a la fertilidad de la misma y, según esta, se deja un número de yemas u otro.

Si la variedad es muy fértil podemos hacer estructura de ‘Y’ o acordonadas tipo italiano, como se muestra en la siguiente foto:

Fase de poda estructura de Y o acordonadas tipo italiano

Sin embargo, si su fertilidad es menor, además de tener que dejar un número de yemas mayor, haremos una estructura de emparrado, es la más común y arraigada en España para el cultivo de la uva de mesa.

Siempre se procura dejar la cantidad de yemas necesarias para conseguir 35-40 toneladas por hectárea.

Tras haber diseñado la estructura y seleccionado el número de yemas por planta y variedades, hacemos el conteo y si la fertilidad cuadra con las yemas, lo que hacemos es dejar un racimo por sarmiento. Siendo este proceso al completo la primera selección de uva en campo.

Recorte de racimos y aclareo

El siguiente trabajo cultural es el recorte de racimos y aclareo, que se hace al mismo tiempo.

¿En qué consiste el aclareo?

El aclareo se realiza siempre y cuando el racimo una vez formado se quede ‘apiñado’. Si ocurre, como solución podremos realizar lo que llamamos ‘entresaques’, que implica cortar 2-3 pomos en el centro del racimo para así dejarlo más suelto y facilitar su limpieza en almacén.

Finalmente realizamos el recorte del racimo, diferente en función de la variedad.

¿Cómo se realiza el recorte de racimos?

Se toma una medida estándar por racimo de entre 12 y 18 cm.

Los beneficios de este trabajo son diversos, como mejorar la calidad de la uva, homogeneizando el calibre de los racimos y los grados brix, ya que, cuando tenemos un racimo muy largo existen diferencia de brix entre la cola y el hombro del mismo racimo.

Parral de Uvasdoce

Por último, también es beneficioso para trabajar la uva en almacén y que sea más fácil y rápida de limpiar y manipular. Lo que hace que llegue mucho más fresca al consumidor final.

Pese al sobrecoste económico y de mano de obra que este tipo de trabajos culturales supone, Uvasdoce siempre prioriza la calidad y sabor de la vid que cultivan, ya que eso les permite seguir manteniendo sus estándares de calidad premium que los diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *